De frente, sin mentiras.

Permítanme que les pida disculpas, a aquell@s que me quieran leer por ser todavía joven, o ilusa, en mis planteamientos. A priori, creo que es justo, con la que está cayendo, presentarse humildemente ante la comunidad virtual que, voluntariamente, te lee. Más necesario me parece aún, presentarse honradamente y esto quiere decir hablando verdades. En los tiempos que corren no creo que sea justo venderse al mejor postor con una sarta de mentiras. Políticamente, que es a lo que pretendo dedicarme, y a lo que vengo haciendo hace ya unos años, no me parece ni sensato ni sano. Dicho esto que no quiere decir nada, voy a ir al grano.

Cuando se aproximan comicios electorales es deseo de los diferentes partidos políticos “salir a la calle” y prometer en forma de programa electoral aquellas cosas que, por ideología, consideran que beneficiarán a la ciudadanía del lugar que pretenden gobernar. En elecciones municipales, el gobierno es el del municipio, obviamente, y las promesas se han de hacer en base a aquello que el municipio puede llegar a ofrecer o hacer por la ciudadanía. Resulta paradójico en período de preinscripciones escolares y con lo que esto supone para las aproximadamente mil familias que este curso escolarizan a sus hijos e hijas, leer anuncios del partido popular que dicen tal que así “conmigo podrás escoger el colegio y el idioma en el que escolarizar a tu hijo”. MENTIRA. Y ya pedí disculpas al principio, así que esto es MENTIRA. ¿Alguien ha pensado que si gobierna el partido popular en Rubí va a poder escoger el idioma en el que escolarizar a sus hijos y también a sus hijas? Pues si alguien que lee esto lo ha pensado, que se olvide. El idioma de la escolarización se puede escoger en escuelas privadas que ofrecen proyectos educativos en castellano, catalán, inglés, francés, alemán, etc. Pero si resulta que hablamos del sistema público de educación en Catalunya, que no solo en Rubí, el idioma será catalán, a no ser que el recién escogido gobierno de la Generalitat, que no es del partido popular, cambie el idioma de escolarización y haga una carta de idiomas, tipo menú de restaurant, para que cada familia pueda escoger. ¿Ridiculizo? Sí. Porque me parece ridículo como propuesta electoral, pero además me resulta dramático pretender conseguir un puñado de votos engañando a la ciudadanía.

Se aproxima una campaña electoral de cara a las elecciones municipales del día 22 de mayo que puede ser dura. La crisis económica está azotando a muchas familias y desde los gobiernos locales no tenemos soluciones mágicas. Hemos trabajado duro para acompañar a aquellas familias que están pasándolo mal en estos momentos. Seguiremos haciéndolo pero sin mentir. Sin prometer aquello que será imposible cumplir, sin engañar diciendo que es culpa de otros partidos y no proponiendo medidas para mejorar la situación.

Seamos HONESTOS y trabajemos, cada uno desde su proyecto e ideología política, pero sin engañar a la ciudadanía. No insultemos la inteligencia de aquellas personas a las que pedimos su confianza, mintiéndoles.

Si mi partido, el PSC, me obligase a decir estas mentiras, solo por beneficio electoral, igual me plantearía dedicarme a otra cosa.

Anuncis

Els comentaris estan tancats.